Novedades:
Cargando...
Entrevista a Maria Werlau por Infobae.com  



DDC / Buenos Aires / Agosto 29, 2016  

María Werlau, presidenta de Free Society Project y directora de su programa Archivo Cuba, cree que "la dictadura cubana tiene un plan de sucesión dinástica" y que "es muy difícil que haya una reacción más masiva del ciudadano cubano contra el Gobierno".
En una entrevista con el sitio de noticias argentino Infobae.com, consideró que "es muy difícil (ese alzamiento popular) en un Estado policial donde todo el mundo es vigilado".
"Existen en Cuba levantamientos de personas que protestan pero son aplastados muy rápidamente porque hay tropas especiales, como las brigadas de acción rápida, personas vestidas de civil, que están para agredir", dijo a la publicación argentina.
Werlau no cree "que el cambio en Cuba realmente pudiera venir de abajo para arriba". Consideró que tiene que haber "un quiebre desde arriba, que haya un vacío de poder, y eso lleve a que la gente se manifieste, como en Alemania, y ello cause más inestabilidad…"
Podría producirse un vacío de poder con la desaparición física de Fidel y Raúl Castro, señaló, pero dijo que "ya tienen la sucesión muy bien montada y adelantada en manos de los tres hijos de Raúl Castro", que es una cuestión "dinástica".
En su opinión "le van a hacer un maquillaje al sistema" algo que dice "ya se está preparando", abriendo un poco las elecciones "a ciertos candidatos independientes, algunos de los cuales son agentes del mismo Gobierno preparados para esto".
"Pero está pactado ya; Alejandro Castro Espín, el hijo de Raúl, ya tiene bajo su cargo el aparato de seguridad. El yerno de Raúl, esposo de Débora, la hija mayor, Luis Alberto Rodríguez López Callejas, está al mando ya hace años de GAESA, que es el conglomerado militar de empresas; son cientos de empresas que controlan la economía, con las cuales hay que asociarse si uno quiere invertir en Cuba", explicó.
Sobre Mariela Castro, "a quien ellos han pasado años limpiando la imagen, presentándola como una defensora de los derechos LGBT —declaró Werlau—, es diputada de la Asamblea del Poder Popular y seguramente va a tener un cargo importante. O sea, tienen un plan de sucesión dinástica pero con una cara ligeramente distinta. Y por supuesto sin uniforme militar".
Propaganda y un sistema de influencia
Por otra parte, la directora de Archivo Cuba señaló que el Gobierno de Cuba "ha tenido casi seis décadas para dedicar una cantidad increíblemente masiva de recursos humanos y monetarios a la propaganda y a un sistema de influencia a través de su aparato de inteligencia que es uno de los mejores del mundo".
Sin embargo, se ha promovido "que aparezca como un régimen legítimo y aceptable aunque sea claramente una dictadura; de eso no se habla".
"Es curiosa la retórica de los políticos latinoamericanos", criticó. "Se puede decir que Venezuela es un sistema inaceptable, y sin embargo está claro que la dictadura venezolana o el sistema de gobierno autocrático, semiautocrático, o como quieran decir, no llega ni a los talones de la dictadura cubana", dijo.
"En Cuba muy rápidamente se creó un sistema de contrainteligencia, una policía política que vigila al ciudadano", añadió.
Para Werlau el Código Penal cubano dice todo para describir un régimen contrario a los principios de una democracia.
"La Constitución cubana sólo garantiza los derechos a los ciudadanos si es en la construcción del socialismo y del comunismo. O sea, no hay ningún derecho que el ciudadano tenga que no sea subordinado a eso y esa es una cuestión subjetiva", explicó.
"El Código Penal tiene decenas de delitos contra la seguridad del Estado —prosiguió—, habilitando el fusilamiento, la pena capital, para muchísimas de estas cosas. Tiene la aberración jurídica que llaman 'peligrosidad predelictiva', por la cual se calcula que hay miles de personas sirviendo prisión por este supuesto delito. Es un delito para Cuba pero una aberración para cualquier otro país".
"Entre otras cosas, hay artículos que prohíben la salida y la entrada al país de los ciudadanos sin autorización del gobierno, en amplia violación de principios fundamentales del derecho incorporados en la Declaración Universal de Derechos Humanos".
Sobre si el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana y la apertura económica pudieran llegar a incidir en el régimen para una apertura política, María Werlau cree que no.
"(El Gobierno de) Cuba ha estado abierto (…) a la inversión en turismo de países capitalistas occidentales desde el año 93 oficialmente, si no antes. Con la caída del subsidio soviético, Cuba se vio forzada a abrir al capitalismo a ciertos sectores; aunque son enclaves y en sociedad con el Gobierno. Hay más de 20 años de experiencia: las empresas que han entrado a Cuba, incluyendo las de este país, no han exigido condiciones de empoderamiento a los ciudadanos, empezando con cosas tan básicas como contratar a sus empleados directamente sin tener que hacerlo en una entidad del Estado y pagándole al Estado que confisca el 95 % del salario", explicó.
"Todo extranjero que haga negocio en Cuba tiene que contratar empresas del Estado cubano que le dicen usted debe escoger entre estas personas", añadió.
La directora de Archivo Cuba dijo que su proyecto se dedica a documentar muertes y desapariciones ocurridas desde 1952, de forma "concienzuda, sistemática" en una base de datos donde están las personas "que han podido documentar".
Según Werlau, "el régimen cubano ha ejecutado extrajudicialmente a niños, a muchísimos menores de edad, porque con sus padres intentaban dejar el país en una balsa". En tal sentido, criticó "que se le tolere eso a un Gobierno en una región de países civilizados".
En su registro —dijo— hay "todo tipo de víctimas del espectro político ideológico" pues la idea es "crear una cultura de la vida y tener en claro cuánto ha costado en vidas este proceso".
La activista de derechos humanos dijo a Infobae que en Cuba "presos de conciencia hay pocos, varias decenas. Por lo general son opositores o defensores de derechos humanos menos conocidos, de las provincias", continuó.
"Ya no dan sentencias muy largas sino que por lo general detienen por períodos cortos, sueltan, vuelven a coger, pero muchísimas veces. Hay presos que son políticos porque están cumpliendo pena por querer irse del país y quizás robaron una embarcación", precisó.
"Y está toda esa otra categoría de presos que tienen causas comunes, como la peligrosidad predelictiva" que en opinión de Werlau "automáticamente debería ser considerado un presidio político".

Despierta Cuba para el Foro por los Derechos y Libertades (FDyL)


Liu Santiesteban / Todo el mundo habla / Agosto 30, 2016

Algunos de los pensadores más brillantes de la academia contemporánea cubana se citaron este sábado en la Universidad Internacional de la Florida para un análisis y debate sobre las transiciones en otros países y como puede darse o detonarse, ese escenario en Cuba.
La segunda edición del Foro X Cuba que organiza cada año la ONG Despierta Cuba, reunió a María WerlauCarlos Alberto MontanerJuan Antonio BlancoAlexis Jardines y Danilo Maldonado, El Sexto en un encuentro que se grabó para la creación de una serie de varios capítulos que servirá de material de estudio y debate para opositores en la isla y el exilio.
Los profesores analizaron las circunstancias históricas, políticas y sociales que llevaron al cambio de sistemas totalitarios a sistemas democráticos en los países de Europa del Este y otras regiones. En un debate histórico y sin precedentes, estos destacados cubanos dejaron grabadas sus impresiones, esperanzas y conocimientos en una serie de varios capítulos que pronto saldrá a la luz tanto en Cuba como en el exilio, para el disfrute y enriquecimiento de los cubanos que lo verán.
Un selecto grupo de activistas formó parte del público para la grabación; pero la transmisión en vivo que se hizo a través de Facebook de dos fragmentos al principio y al final, ya tiene más de 10 mil reproducciones en apenas 3 días.

La Toma de Caracas

Carlos Alberto Montaner / El Blog de Montaner / Septiembre 03, 2016

Tal vez fue la mayor marcha de la historia de Venezuela. ¿Sirvió para algo? Ya llegaremos a eso. Comienzo el análisis por la punta del gobierno.
Maduro y los operadores cubanos de la DGI, que son los que mandan en el país, se enfrentaron a una disyuntiva: ante el anuncio de una gigantesca manifestación, ¿se quitaban el frágil antifaz democrático que todavía utilizan esporádicamente, declaraban el estado de excepción, suspendían las garantías constitucionales y disolvían la Asamblea Nacional, pretextando impedir un golpe planeado por la perfidia imperialista de Washington, o intentaban obstruir a los manifestantes, detener a los líderes y hacer abortar la manifestación disgregando la marcha en diversos puntos del trayecto?
Optaron por lo segundo. Creyeron que lo lograrían. Es lo que hacen en Cuba. Detienen, dispersan, infiltran, acosan a los opositores, los enfrentan a unos contra otros con mil intrigas, y les impiden que tomen las calles. Las calles son de Fidel. A eso se dedica el vasto y secreto cuerpo de la contrainteligencia cubana (55 a 60 mil personas), la policía regular (80 000), más la gente de rompe y rasga del Partido Comunista, mientras los tres ejércitos regulares permanecen expectantes por si hace falta que entren en combate. Total: 350 000 perros feroces, sin contar al Partido Comunista, para acorralar a once millones de aterrorizadas ovejas.
Se equivocaron. El control social no es el mismo. En Cuba se liquidó a la oposición a sangre y fuego en los primeros cinco años de la dictadura. Hubo resistencia, pero mataron a unas siete mil personas y encarcelaron a más de cien mil. Dos décadas más tarde, a fines de los setenta, cuando la jaula ya era hermética, comenzaron a soltarlos. Hace medio siglo que los Castro tienen en un puño a la sociedad cubana. El KGB soviético y la Stasi alemana les enseñaron cómo echar el cerrojo. Hoy Raúl ha perfeccionado su estrategia represiva. Fue la que inútilmente trataron de utilizar en Venezuela.
La oposición venezolana se sostiene precariamente en una zona virtual del aparato estatal. Son alcaldes, gobernadores o diputados. Tienen cargos, pero no poder ni presupuesto. El chavismo los ha privado de recursos y de autoridad, aunque, como provenía de un esquema democrático, no le ha sido fácil construir la jaula. Según las encuestas, tienen en contra al 80% de las personas, incluida una buena parte de los sectores D y E. Es decir, los más pobres.
Son una inocultable pandilla de pésimos gobernantes dedicados al latrocinio. Para ocultarlo y disfrazar la realidad, compraron, confiscaron o neutralizaron a los medios de comunicación, salvo un par de periódicos heroicos, pero la situación del país es tan catastrófica que no tienen forma humana de esconder el desastre.
Sin embargo, la oposición carece de músculo para forzar la caída de Maduro y la sustitución del sistema. En general, son gente de paz adiestrada durante 40 años en el dulce ejercicio de la democracia electoral. ¿Qué podían hacer? Podían marchar. Golpear cacerolas. Protestar pacíficamente. Era la única forma de oponerse con que contaban en la desesperada situación en la que se encuentran.
Podían llenar las plazas a la manera de Gandhi y de Luther King, pero contra un adversario mucho más inescrupuloso que los anglosajones. Lo han hecho decenas de veces. Era la forma civilizada de enfrentarse al acoso totalitario. La gente que mata, el malandraje, el hamponato, está con el chavismo. Las Fuerzas Armadas han sido intervenidas por los cubanos y la cúpula se ha encharcado en el narcotráfico. Dejar que se ensuciaran las manos fue la forma astuta y vil de atárselas. Hoy no los une el patriotismo sino el delito y el miedo a la DEA.
En definitiva, ¿sirven para algo las marchas y las protestas pacíficas? Claro que sí. Los polacos y los ucranianos demolieron sus dictaduras caminando y gritando consignas. Es cuestión de persistir. El que se cansa, pierde. Pero hay un factor fisiológico importantísimo. Participar de una causa común que posee una expresión física –marchas, consignas–, provoca una secreción notable de oxitocina, la hormona de la vinculación afectiva producida por la hipófisis. Esa es la sensación de unidad, de bonding, que se experimenta durante las marchas militares, las competencias deportivas o las inocentes reuniones multitudinarias para escuchar a los músicos de moda. Es esta sustancia la que genera “espíritu de cuerpo” y lealtades permanentes.
La oposición se siente fraternalmente unida en estos actos de calle. Surge la confianza en el correligionario y la esperanza en la resurrección de la patria. Todo lo que necesitan desesperadamente los venezolanos para encontrarse, de nuevo, en un abrazo profundo y solidario porque el país, en verdad, se les muere. Lo está matando el chavismo.




  


Segundo Encuentro Nacional Cubano


Lcdo. Sergio Ramos / San Juan, Puerto Rico / Agosto 21, 2016

Acaba de finalizar el Segundo Encuentro Nacional Cubano celebrado en San Juan, Puerto Rico entre los días 11 al 15 de agosto de este año. Asistieron unas 40 organizaciones opositoras de Cuba y cerca de 40 opositoras del exilio ante la presencia de observadores internacionales de Alemania, Ucrania, la oposición China, la oposición de Venezuela, Estados Unidos, Colombia, Panamá entre otros países.
Allí, al amparo de la Declaración de San Juan del 2015 y del Acuerdo por la Democracia de 1998, se lanzaron las bases para la elaboración de un proyecto para edificar una Nueva Cuba, basada en la libertad, los derechos humanos, el estado de derecho democrático, con el fin crear un país libre e inclusivo de todos los cubanos de buena voluntad, respetando la diversidad de criterios y opiniones.
Entre los acuerdos más connotados estuvieron el establecer una Comisión contra la Impunidad. La fiscalización con carácter retroactivo de la gestión de empresas en Cuba con el fin de que se respeten los acuerdos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); un compromiso para la transparencia e integridad que combatan la corrupción en la gestión pública y las elecciones en la Cuba democrática del futuro.
Al final del evento, se logró la unión en la diversidad de las organizaciones participantes y se creó un Congreso de Organizaciones con una Mesa de Coordinación integrada por igual número de organizaciones de Cuba y del Exilio con dos coordinadores: uno para Cuba bajo el Pastor Mario Félix Lleonart y otro para el Exilio bajo el Lcdo. Guillermo Toledo. El objetivo de estos instrumentos organizativos unitarios es  “formar un frente común de acción cívica-política contra la dictadura castrista con el fin de restablecer en el país los derechos conculcados, la libertad y la democracia.”
Allí se adoptaron democráticamente, acuerdos importantes para encausar la lucha por la libertad de Cuba, y quedó abierta la admisión para seguir incorporando más organizaciones de dentro y de fuera del país, que deseen adherirse a este esfuerzo unitario de lucha por la libertad de la patria.
Se expresó la preocupación por el estado de salud de nuestro hermano de lucha, Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010 de Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo y se proclamó el 14 de agosto como el Día de la No-violencia en Cuba en homenaje a su sacrificio y el de otros activistas que han puesto en riesgo sus vidas utilizando la huelga de hambre como herramienta de lucha no violenta.
Se acordó dar “atención a la despiadada represión sistemática que ejerce el régimen cubano contra miembros de la oposición pacífica democrática y asimismo ocuparse de los presos políticos y de los que sufren la persecución religiosa”. 
Se condenó la represión contra las Damas de Blanco y otras organizaciones femeninas y se denunció que “el ejercicio represivo del poder como causa fundamental de todas las formas de violencia y otros atropellos que afectan la sociedad cubana, solicitando el apoyo de gobiernos, instituciones internacionales y todas las personas de buena voluntad que defienden los derechos humanos”. 
También se denunció  “la indiferencia de la empresa Google en violación de su código de conducta corporativa y le reclamaron que establezca una política correcta para proveer servicio de internet inalámbrico sin censura y sin dependencia del régimen en beneficio del pueblo cubano”. Se Solicitó al “gobierno de Estados Unidos que procure un acuerdo para conectar un cable de internet a Cuba (desde Estados Unidos o cualquier otro país) y, de ser necesario, que lo financie con los fondos congelados de la República de Cuba por Estados Unidos”.
También se expresaron “apoyo al pueblo venezolano y la Mesa de Unidad Democrática (MUD), cuyos representantes nos acompañaron, en su lucha por los derechos humanos. Reclamaron la inmediata liberación de Leopoldo López y todos los presos políticos, y respaldaron la demanda de que se celebre en el presente año el referendo revocatorio contemplado en la constitución vigente.”
En reciprocidad a los observadores internacionales que nos apoyaron en esta actividad, “expresaron su solidaridad con los pueblos chinos y tibetanos en su lucha contra la opresión comunista en dichos países y con el pueblo de Ucrania, condenando la invasión rusa, exigiendo la devolución de los territorios de Crimea anexados ilegalmente y la pronta liberación de los prisioneros de guerra”.
Y finalmente “agradecieron profundamente los enormes esfuerzos y gestiones realizados por Cubanos Unidos de Puerto Rico, y la generosidad de los donantes así como el liderazgo práctico de Guillermo Toledo y el apoyo prestado por su familia al logro de este 2do Encuentro Nacional Cubano al que dedicaron infinitas horas con sacrificio, patriotismo y esmero.
Todos sabemos que ninguna organización por grande y activa que fuere tiene la capacidad y el poder para por si sola sacar del poder a la oligarquía dictatorial que nos desgobierna. Pero unidos, trabajando y luchando juntos, seremos una fuerza contundente con capacidad y poder suficiente para cambiar la tiranía imperante en Cuba en unos países de hombre libres y prósperos.
La historia de nuestra patria nos deja la clara lección de los fracasos de la Guerra de los Diez Años cuando la fracción, el personalismo y el regionalismo prevalecieron sobre la acción unitaria contra el coloniaje español. Como también nos enseña el triunfo de las fuerzas libertadoras en la guerra de 1895 cuando los cubanos de fuera y dentro de Cuba cerraron filas al llamado de José Martí de “Juntarse es la palabra de orden”. Hoy se repite la historia: justarse para la lucha libertaria es una necesidad ineludible e imprescindible para lograr la victoria sobre la dictadura.
Esto lo saben los opresores. Recordemos que desde un mismo principio del castrismo, una de las labores más consistentes de los opresores del pueblo cubano ha sido dividir a la oposición y al exilio. Dicho sea de paso, durante el desarrollo y los preparativo de esta actividad, no estuvo exento de esta maléfica labor divisionista de los agentes del castrismo. Cartas apócrifas, críticas incordias, chismes, mentiras disfrazadas de verdad y demás maquiavelismos; mas sin embargo, prevaleció el patriotismo y se logró la unidad.
Este es un punto de partida desde donde nos encaminamos juntos vamos a paso firme, unidos hacia la libertad.



Relacionados





Imagen tomada de Internet



ALEXIS JARDINES / El Nuevo Herald / Julio 16, 2016


Salvo unos pocos devotos del marxismo, los cubanos no quieren más socialismo y lo demuestran, ante todo, emigrando. Pero, no emigrando hacia Corea del Norte, China o Venezuela, sino justo hacia aquellos países donde precisamente el capitalismo ha alcanzado su mayor esplendor. Si exceptuamos a los aproximadamente 700,000 militantes del Partido Comunista (único), sigue habiendo en la isla 11 millones reacios al sistema socialista, no importa si maquillado o travestido de democracia. Se sabe también que en la intimidad hasta los más ortodoxos se doblegan y que sus propios hijos se muestran tan refractarios a la épica revolucionaria como a los dogmas marxistas.
Así, pues, la verdad es bien distinta de lo que enarbolan los izquierdarios. Simplemente, un gran número de militantes de esos 700,000 tampoco quiere saber nada de socialismo. Lo mismo se hace extensivo a no pocos empresarios y hasta militares. Del sector intelectual cabría preguntar: ¿alguien ha tenido la curiosidad de contar las plumas que defienden el proyecto socialista y/o revolucionario? Solo los que usted ve por televisión o lee en la prensa oficialista. ¿Y qué decir del mundo académico? Solo apoya el socialismo parte de los profesores que militan en los núcleos del Partido de las universidades y esos estudiantes (que siempre los hay) cuya inteligencia es inversamente proporcional al uso de la verborrea marxista revolucionaria. La reciente re-designación temporal de Abel Prieto como ministro de cultura apunta, inequívocamente, a la soledad de la cúpula dirigente.
El izquierdario, que se declara enemigo del socialismo soviético, no solo copia al dedillo las ideas del materialismo histórico renovado o postestalinista, sino que también se apropia de sus recursos argumentales sin medir las consecuencias. Por ejemplo, ese pertinaz tildar a la Revolución cubana de socialismo burocrático con el propósito de exonerar de responsabilidad al marxismo y al socialismo ―tal y como hacían los soviéticos con su propio sistema― no parece advertir que en los Estados Unidos de América hay más burocracia que en Cuba y todos los países ex socialistas juntos. Sin embargo, el sistema funciona.
El problema del socialismo cubano no es la burocracia, es la ideología. Dicho de otro modo, el socialismo genera una burocracia consustancial no a la economía propiamente –en cuyo caso estaría ligada a la racionalización (en el sentido de Max Weber)– sino a la ideología, la cual se encuentra intrínsecamente vinculada a la lealtad. Consecuentemente, lo que sobra no es la burocracia, es el marxismo institucionalizado a la manera de ideología de Estado y consagrado en la Constitución de la República. Pero, también sobra ese “otro” marxismo con rostro de oveja, el cual pretende que Cuba y el mundo entero funcionen según las predicciones tabernarias de un alemán del siglo XIX.
A estas alturas, ponerle fin al trabajo asalariado y asentar el funcionamiento de la sociedad sobre el culto al marxismo “verdadero”, el odio irracional al capital, al capitalismo y al capitalista, mientras se disfruta parásitamente de sus logros y beneficios es –para usar una palabra del propio Lenin– vergonzante.
El Socialismo del siglo XXI de la izquierda latinoamericana también promete ser democrático y participativo como el que promueven hoy los libertarios insulares. De manera que podemos desglosar esta falacia del socialismo democrático y participativo del siguiente modo:
Socialismo del Siglo XXI (latinoamericano y de orientación populista) hoy en bancarrota.
Socialismo de B. Sanders (norteamericano y de inspiración nórdica) hoy en derrota electoral.
Socialismo Participativo y Democrático (cubano y de matriz soviética) hoy carente de toda base social y con una membresía tan exigua que no rebasa la docena.
La gran originalidad de la cepa criolla, como se ve, ha consistido en invertir el orden de las palabras. Así, en lugar de socialismo democrático y participativo (que es el populista latinoamericano y el de B. Sanders) se auto titula socialismo participativo y democrático. ¡Qué novedad!
Alguien ha escrito que capitalismo y democracia pueden coincidir, pero no son sinónimos. Yo quisiera completar la idea aseverando que socialismo y democracia (moderna) jamás coincidirán, porque son antónimos. La imagen de un Estado de derecho donde reinen las libertades individuales –y enfatizo esto último a riesgo de ser redundante– es incompatible con el social-ismo. Del mismo modo que la libertad o es individual o no es ninguna, así la democracia es refractaria al socialismo, sea de Estado, comunero o participativo. La historia conserva dos modelos de democracia: la esclavista y la capitalista. No se conoce, en cambio, que en algún lugar del planeta haya existido eso que llaman democracia socialista, a menos que sea la esclavista reciclada, como pensaron Spencer y Martí.

Académico Distinguido en Instituto de Investigaciones Cubanas, en FIU.



Imagen tomada de Internet

Compartirá el mecanismo de identificación con el gobierno de los EEUU

Cubanet / Julio 14, 2016  


La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) anunció en Miami la creación de una base de datos de represores cubanos que será compartida con gobiernos, especialmente el de Estados Unidos.
Juan Antonio Blanco, director FHRC, dijo a Efe que la iniciativa está dirigida al “cuerpo represivo cubano” y es una oportunidad para que sus oficiales “se arrepientan a tiempo” y así contrarrestar el aumento de esta violencia contra los opositores en Cuba.
El activista señaló que hay una arremetida contra la oposición causada tanto por la crisis social y económica, como por el “éxodo creciente”, entre otros factores.
El proyecto es una forma “de contribuir para detener esta locura a tiempo”, expresó Blanco, al señalar que no se trata de una cacería de brujas, ni de venganza.
Blanco invitó a estos abusadores a pensar “en sus familias, en ellos mismos y en su honra, y rectificar a tiempo”.
“No queremos una comisión de la verdad de aquí a veinte o treinta años en la que estas personas vayan a arrepentirse. ¿Ya para qué?”, expresó.
El proyecto, explicó, viene a apoyar una iniciativa a cargo de un grupo de abogados en Miami, liderados por Wilfredo Allen, que venía recolectando desde hacía cuatro años información de estos abusadores.
Ahora, esta base de datos de fotos, videos, nombres de opresores y otra información será ampliada a través de organizaciones del exilio en Miami y de la oposición en Cuba, y también de particulares que quieran aportar evidencia.
Blanco indicó que ellos solo recolectarán la información, la cual será constatada por expertos en derechos humanos de organizaciones como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) y de muchos otros grupos civiles expertos en la materia.
Señaló que además disponen de un nuevo sitio web en el que explican los casos que podrán ser denunciados y los pasos para hacerlo.
Allen indicó por su parte que los teléfonos celulares son una de las principales herramientas para documentar con fotos y videos los atropellos contra los grupos opositores en Cuba.
El experto señaló que solo las denuncias que hayan sido confirmadas por organismos de derechos humanos multilaterales porque son “creíbles y posibles” pasarán a la base de datos que será compartida con gobiernos, entre ellos el estadounidense.
“Con tantos teléfonos celulares en La Habana los agentes de la policía política se contienen, están inseguros, titubeando porque no quieren enfrentar en el futuro causas judiciales por torturar personas o violar sus derechos”, expresó a Efe el expreso político José Daniel Ferrer.
El opositor, quien se mostró optimista con la iniciativa, dijo que el cambio ocurre “cuando estás cometiendo graves violaciones a los derechos de otros y sabes que mañana puedes enfrentar a la justicia”.
Explicó que el grupo que dirige en la isla, la Unión Patriótica, ya venía trabajando en una lista similar, con un “centenar de represores”, pero no de una forma constante”.
El disidente del “Grupo de los 75”, que obtuvo un permiso especial para salir una sola vez de Cuba, señaló en Miami que era algo que faltaba en el país y que su grupo ayudará a “consolidarlo” junto con otras organizaciones.
Pedro Pablo Alcántara, de la FHRC, recordó que este tipo de delitos, de torturas y violaciones de derechos humanos no prescribe en el tiempo y que los gobiernos podrán utilizar la base de datos para avanzar en procesos legales en los que estén involucrados estos represores cubanos.
Esta información servirá especialmente a las autoridades de seguridad y migratorias de Estados Unidos para casos en los que estos individuos quieran gozar de beneficios de inmigración, entre ellos la Ley de Ajuste Cubano.




Imagen tomada de Internet



Según cálculos extraoficiales, el país recauda unos 15.000 millones de dólares al año pero el Gobierno no emite ninguna relación de gastos que contemple esa cifra


IVÁN GARCÍA / Diario Las Américas / Julio 16, 2016 


Dos jubilados, un vendedor ambulante de detergente y un médico de vacaciones, matan el tiempo en un parque al sur de La Habana debatiendo sobre el sorprendente triunfo del Portugal, de Cristiano Ronaldo, en la Eurocopa. También comentan sobre las nuevas medidas de austeridad del régimen cubano que presagia otra temporada de vacas flacas.  
Ni la sombra de un algarrobo ni una brisa suave apacigua el calor soporífero del mes de julio. Cuando parece que se agotan los temas de conversación, un señor canoso, ingeniero civil ya retirado, pregunta: "¿Alguien sabe dónde se mete el dinero en Cuba? y ¿qué hace el Gobierno con los millones de dólares que recibe de las remesas familiares?
Nadie tiene respuesta. En la Isla, el tema de los ingresos en divisas y determinados gastos son secretos de Estado. Se supone que en un país normal sus gobernantes ofrezcan esa información a la ciudadanía.
Pero Cuba no es un país normal. Es una anacrónica autocracia regida por militares y una pandilla de compadres que hace 57 años bajaron de la Sierra Maestra prometiendo restaurar la República y rescatar la democracia.
Ni lo uno ni lo otro. Desde hace décadas, en la Isla las cuentas nunca cuadran. Hipotéticamente, tomando de referencia el crecimiento económico a partir del año 2000, la economía nacional ha encadenado guarismos de progresión en su PIB que ni los llamados tigres asiáticos.
Si sumamos el PIB de estos últimos 16 años -y que en algunos años superó el 10 por ciento-, llegamos a una conclusión simple: si damos crédito al relato oficial, Cuba ha sido la nación que más ha crecido en el planeta.
¿En qué maldito aguajero negro ha caído ese ‘crecimiento’? Un especialista consultado me aburrió con cifras y datos macroeconómicos. Y al final, como siempre, culpó al 'bloqueo' yanqui.
Ok. No podemos tener carreteras como las de Alemania, tantos autos como Estados Unidos o un estado de bienestar como Noruega. Pero según Eduardo, exfuncionario de comercio exterior, “por concepto de exportación de productos y servicios, donaciones y remesas familiares, el Gobierno cada año ingresa entre 14 y 16 mil millones de dólares”.
"Entonces, ¿dónde está el dinero?", le pregunto. Su respuesta es una invitación a sacar cuentas.
“En 2015, Cuba ingresó 2.700 millones de dólares del turismo. Aunque se desconoce la cifra exacta por exportación de servicios médicos y profesionales, se calcula que debe superar los 8.000 millones. Las exportaciones de níquel (vamos a descontar el azúcar, pues su producción es raquítica desde hace cinco años), tabaco, café, mariscos, marabú, miel de abeja y otros reglones, rondarían los 1.500 millones. Y por concepto de remesas, 3.000 millones. El resultado de esas sumas frisa los 15.000 millones de dólares”, subraya el exfuncionario.
Pero falta dinero por añadir. Solo en impuestos a los más de 500.000 emprendedores privados, el Estado ingresa cientos de millones de pesos. Agreguen el impuesto de circulación al tabaco y bebidas alcohólicas. El impuesto silencioso a los salarios de los trabajadores estatales. Y el impuesto entre un 200 y 300 por ciento a los productos que se venden en pesos convertibles en las tiendas recaudadoras de divisas.
A todos esos impuestos, debemos agregar el ordeño mezquino al bolsillo de los emigrados cubanos, que deben pagar cientos de dólares para habilitar su pasaporte, billetes aéreos inflados de los viajes a Cuba y aranceles aduanales abusivos. Y aunque el pasado mes de marzo el canciller cubano anunció que el gravamen del 10% al dólar estadounidense se eliminaría, ese 'impuesto revolucionario' una vez decretado por Fidel Castro sigue vigente.
No es la única vía de ingreso de divisas que tiene el Gobierno. Si un pariente en el exterior te envía un paquete que sobrepase el kilogramo y medio de peso libre de impuesto establecido por la Aduana General de la República, cuando vas a recogerlo a la oficina de correos, tendrás que pagar 20 cuc por cada kilogramo que se exceda. Un verdadero robo.
Siendo conservador, la suma total de todos esos ingresos en las dos monedas, supera los 20.000 millones de pesos combinados con dólares. Y creo que me quedo corto.
¿Y los gastos? Desde luego, como en cualquier país del mundo, los tres leones hambrientos que devoran una parte importante del PIB son educación, salud pública y defensa.
Pero desde que Raúl Castro asumió el poder en 2006 apenas se han construidos nuevas escuelas y malamente se reparan las existentes. Los salarios de profesores y docentes no superan los 20 dólares mensuales.
La sanidad se puede autofinanciar con la exportación de servicios médicos. El monto de dinero que genera permite diseñar un sistema de salud eficaz. Pero no sucede así en la mayoría de los hospitales. Existen algunas clínicas bien equipadas para ministros, altos cargos militares y extranjeros.
Pero la mayoría de los hospitales y policlínicos necesitan reparaciones a fondo y existe un déficit de suministros en equipos y medicamentos. Un galeno devenga un salario equivalente a 60 dólares y muchos viven en condiciones precarias.
Desde hace 27 años, el Gobierno no invierte en la compra de armas de combate. Pero se gasta una suma gigantesca para mantener el colosal aparato de represión y control social. Algo de lo que el régimen jamás ofrece detalles.
El hipotético gasto en defensa, educación y salud pública puede llegar a sumar 6.000 millones de dólares. Otros 2.000 millones en comprar alimentos y unos 5.000 millones en inversiones en turismo e industrias que generan divisas.
Desde hace diez años la administración del general Raúl Castro no eroga millonarios gastos en obras públicas o construye cientos de miles de viviendas. Cualquier cálculo serio que se haga siempre revelará un superávit.
¿A dónde va a parar toda esa plata? Hay dos escenarios posibles. Siendo mal pensados, a una cuenta en Suiza o a un paraíso fiscal. Si le otorgamos al Gobierno el beneficio de la duda, se pudiera suponer que una buena parte la destinan a crear una reserva importante de divisas.
Dentro de los gastos del presupuesto nacional no se incluye la reventa de un 25 por ciento del petróleo entregado por Venezuela a Cuba y que puede sumar alrededor de 800 millones de dólares.
Con los ingresos por exportación que el Gobierno admite tener y estudios sobre el ingreso de remesas familiares, de la cual el régimen nunca informa, no se entiende cómo no se puede derogar 1.900 millones anuales para garantizar el suministro anual de petróleo.
Tampoco se pueden soslayar algunas donaciones millonarias de países del Medio Oriente para renovar las redes de acueducto y alcantarillado, créditos de China, Rusia y otros países para construir industrias, hoteles o campos de golf.
Cuba, financieramente hablando, ha logrado un aval considerable. A pesar del embargo comercial estadounidense, después del 17 de diciembre de 2014, tras la reanudación de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, una decena de naciones han condonado una parte sustancial de la deuda en divisas.
Al igual que el ingeniero civil jubilado, muchos cubanos se preguntan qué hace el Gobierno cubano con el dinero. Cualquier pista sería muy valiosa.