Novedades:
Cargando...

Disidentes: Existen las condiciones para que se desate una nueva oleada represiva en la Isla

El periodista independiente Yuri Valle Roca durante un arresto en La Habana. (EFE)

Diario de Cuba | La Habana | Mayo 30, 2016 

El acercamiento diplomático de Washington y la Unión Europea (UE) al régimen de La Habana no ha logrado avances en el capítulo de los derechos humanos. Así lo considera la mayoría de activistas y líderes de la oposición consultados por DIARIO DE CUBA, que coinciden en señalar que, lejos de ello, en el país existen ya las condiciones para una nueva ola represiva.
El régimen, advierten, actúa con una impunidad permitida por la comunidad internacional.

Hildebrando Chaviano, opositor y periodista independiente

En estos momentos se dan en Cuba las condiciones para una nueva oleada represiva. La falta de soluciones, la marcha atrás en cuanto al cuentapropismo y el cierre que se produce —sin aportar nuevas soluciones a los problemas— hace que el Gobierno caiga en el desespero. 
Hasta ahora la única respuesta del régimen ha sido actuar de manera más contundente a nivel represivo, porque esto es lo mejor que sabe hacer. La represión va a ser aplicada a distintas escalas y a cada cuál una dosis concreta, según el nivel de peligro que puedan considerar el régimen que comporta cada uno para el sistema. 
A nivel internacional, no es que el Gobierno tenga más amigos, sino que hay muchos interesados en aprovechar el momento actual de Cuba, que es un mercado virgen. Está claro que el régimen debe dosificar la represión y ser lo más discreto posible porque lo que no necesita en estos momentos es un escándalo.

Guillermo Fariñas, opositor y Premio Sajárov de los derechos humanos de la UE

Indiscutiblemente se está gestando una nueva ola represiva porque el Gobierno cubano siente que puede actuar de manera impune. La posición del Gobierno de Estados Unidos y de la UE es de tolerarle los abusos, las golpizas, los encarcelamientos y las amenazas de muerte. No hay una consecuencia a estas actuaciones. Si el régimen no tiene una presión internacional va a ir aumentado la represión hasta que le pongan límites. Y cuando vea que no resuelve la situación golpeando, va a comenzar a encarcelar. Una ola represiva, por lógica, va a venir si no se le pone una frontera, limitando préstamos y posibilidades de inversión extranjera.
La comunidad internacional se está haciendo de la vista bien obesa. Se están reportando constantemente los abusos de los órganos represivos y los gobiernos están haciendo todo lo contrario de lo que indica la lógica: dan facilidades de pago al Gobierno y no se percatan de que están lidiando con un grupo de mafiosos que tomaron el poder. Y con los mafiosos no se negocia, hay que aplicarles la fuerza —no militar—, la presión económica y no se la están aplicando. 
Quien sufre es el pueblo de Cuba y está desamparado. El pueblo —y sobre todo los jóvenes— tiende a huir porque no ve ninguna posibilidad de cambio ni de que se le respeten sus derechos. La solidaridad es la llave para lograr que el pueblo de Cuba entienda que está siendo respaldado por otros gobiernos del mundo. Sin solidaridad vamos a ser asesinados, encarcelaos y maniatados por el Gobierno cubano.

Eduardo Cardet, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación

Sin lugar a dudas el régimen cubano ha recrudecido la represión contra la oposición y la disidencia en general. Después del séptimo Congreso del PCC el Gobierno ha entrado en un proceso de atrincheramiento. Van a tratar por todos los medios contener las ansias de cambio y libertad y van a arremeter especialmente contra los líderes de la oposición y la disidencia para retardar los cambios que son necesarios en nuestro país. Esto lo estamos viviendo. 
La ola represiva es un hecho porque las cifras de detenciones arbitrarias lo dicen. Además el régimen usa todo tipo de técnicas para evitar que las personas se manifiesten. Técnicas que usa no solo contra las Damas de Blanco, sino con especial saña contra todos los miembros de la oposición, que están en una dificultad cada vez mayor.

Antonio Rodiles, director de Estado de SATS

El aumento de la represión no es solo con las Damas de Blanco sino con todos los activistas de la campaña #TodosMarchamos y el Foro por los Derechos y Libertades. El régimen ha ido tanteando hasta dónde puede llegar con la represión sin recibir la condena de la comunidad internacional, y ahora sigue avanzando porque ve una gran indiferencia. 
Mientras sigan viendo esa indiferencia respecto a la represión van a seguir avanzando. No es que estemos a las puertas de una ola represiva, ya estamos viviendo una ola de represión y violencia con un tono distinto. Las golpizas y acosos están desde hace más de un año, pero que siguen aumentando no me cabe duda. El régimen calcula que esto va a disminuir a la oposición, pero nosotros creemos que no. Estamos viendo la reacción del ciudadano común rechazando ese nivel de violencia y en la oposición hay un nivel de compromiso mayor. 
Hay que trazar nuevas estrategias porque la impunidad con la que puede actuar el régimen obliga a la oposición a encuadrar muchas cosas. Parte del éxito de las nuevas estrategias es la reacción que tiene la población de salir a apoyar a la oposición o las protestas espontáneas. Todo esto no está apartado del trabajo que hace la oposición, me gustaría llamarlo el síndrome de #TodosMarchamos.
Después de tantos años bajo control la gente está hablando por primera vez en voz alta y manifestándose. El trabajo de #TodosMarchamos, que se ve por antenas ilegales y en las memoria flash, está teniendo resultado. En este marco, me consta que la Seguridad del Estado hace maniobras para quebrar el Foro por los Derechos y Libertades. 

Martha Beatriz Roque, economista

Desafortunadamente las Damas de Blanco han perdido la Quinta Avenida, espacio que habían ganado. Y además han perdido la oportunidad de ir a misa, algo en lo que debe tomar cartas la Iglesia Católica. Igual que el Papa Francisco tiene opiniones sobre lo duro o blandos que son los golpes que se están dando en América Latina, podría tener la opinión sobre lo que pasa en lugares como Cuba. La Iglesia Católica debe tomar alguna medida al respecto.
El régimen está firme ahora porque tiene asegurado que en el próximo año no va a tener problemas con Estados Unidos. Si en las próximas elecciones sale Clinton, aplicará la misma política de Obama o incluso irá más allá. Si sale Trump va a venir a poner sus hoteles porque no le interesa nada de lo que pasa aquí. Por consiguiente le régimen tiene asegurado el futuro. La oposición en cambio tiene el panorama extremadamente difícil. Pero también el pueblo, que cada día está más sofocado y el régimen lo hostiga diariamente porque las medidas que toma son contrarias a sus intereses. 

0 comentarios:

Publicar un comentario